La Mejor Manera de Ser Perfeccionistas

Nuevos estudios sugieren que para los perfeccionistas, esto no siempre es negativo y causa de estrés.

Por primera vez, los investigadores estudiaron minuciosamente todos los estudios anteriores sobre el perfeccionista y el desgaste (seguramente algunos de esos académicos se consideren perfeccionistas, ¿no crees?).

En estudios previos encontraron que los perfeccionistas tienden tanto a establecer expectativas personales altas.

Por ejemplo, dar rienda suelta a una gran dosis de dura autocrítica si no dan la talla.

La primera parte, la de marcarse grandes objetivos, es un rasgo que los investigadores llaman “afán perfeccionista“. La segunda parte te sonará si te consideras una persona rigurosa. Se llama “preocupaciones perfeccionistas“.

Consiste en la tendencia a preocuparse por meter la pata y decepcionar a los otros y a ti mismo.

Es en este lado oscuro del perfeccionismo en el que puede acumularse el estrés, que conduce al agotamiento, sobre todo en la oficina. Esta sensación de “estar quemado” relacionado con el perfeccionista, se encontró que era más común en el trabajo que en el deporte o la educación.

“Apuntar alto no es algo malo en sí mismo”.

Es lo que dice Andy Hill, PhD, el principal autor del estudio.

Se trata del profesor asociado de Ciencias de la Salud y de la Vida en la Universidad de York St. John, en el Reino Unido.

“Es el sentido que le das a tu incapacidad para cumplir con un objetivo lo que es el verdadero problema.
Los Perfeccionistas que se preocupan por cometer errores o fallar a otras personas no ven esto como un hecho aislado de fracaso.
Lo ven como un fracaso total de sí mismos.”

Pero hay un grupo interesante en esta mezcla: algunos perfeccionistas exhiben sólo el rasgo útil, de marcarse altos objetivos, dice Hill.

Para aquellos que se encuentren en el grupo 1, el ser flexible en cuanto a nuestras metas puede ayudarnos a practicar una forma más saludable de perfeccionismo.

children-593313

Hill nos sugiere una idea para quitar algo de presión sobre ti mismo.

Cuando comiences a preocuparte por quedarte corto en una tarea:

“Escribe lo que para ti significaría un óptimo rendimiento, un buen desempeño en este caso”.

“Ten en cuenta lo que puede suponer un obstáculo en términos de tiempo y recursos, y elige la meta que sea más realista”.

Primero, te ayudará a cortar la procrastinación, a la que los perfeccionistas son propensos. Y también te ayudará a eliminar de tu lista de cosas que hacer, aquello que tiene menos importancia y preocupación.

Todo tiene su lado positivo y su lado negativo. ¡El Perfeccionismo no va a ser menos!

‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾

2015-07-16 14.58.47(1)

Marta de la Cruz / Experta en Coaching, Inteligencia Emocional, PNL y Neurociencias Aplicadas.

http://www.dictadosdelcorazon.com

Artículo original: aquí

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Recibe nuestras Novedades y Promociones
¡Nuestro Propósito es tu Crecimiento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar