Nuestro nombre, nuestra identidad

Desde antes incluso de nacer, nuestros padres ya sabían cómo nos iban a llamar… Y es que antes de nacer ya nos están determinando ciertos aspectos de nuestra vida.
Los nombres que recibimos son como contratos inconscientes que limitan nuestra libertad y que condicionan nuestra vida.

Cuando le ponemos un nombre repetido en el clan familiar a un hijo, le estamos entregando los programas de esa persona por la que decidimos llamarlo. Es así de claro. El nombre tiene un impacto muy potente en la mente.

Un nombre es como un mantra que estamos continuamente escuchando, es una vibración que tiene un significado y nuestro inconsciente lo sabe.

Podemos empezar a pensar en el nombre que le hemos puesto a nuestros hijos; nada es por casualidad, o porque es muy bonito, o porque era el nombre que estaba de moda, eso sin tener en cuenta cuando repetimos el nombre de algún familiar para contentar a la familia. Por ejemplo, cuando le ponemos el nombre a un hijo en memoria de algún hermano o hermana que perdimos de pequeños, le estamos devolviendo el hijo perdido a nuestros padres y estamos cargando al bebé con las memorias de ese ser que falleció.baby-784609

En el árbol genealógico, el nombre repetido es símbolo de drama o de talismán, según Jodorowsky. Es un inconveniente nacer después de un hermano fallecido, pero lo es aún más si te ponen el mismo nombre; esto te condena a ser el otro, y estarás siempre buscando un reconocimiento que nunca va a llegar.

Cuando se les pone el nombre de una persona que se suicidó, serán personas con problemas de depresión y tristeza. Conozco el caso de una chica que su madre le había puesto el nombre de una sobrina que se había ahorcado de muy jovencita; esta chica jamás se había podido poner ninguna cadena, suéter de cuello vuelto, nada que le tocara el cuello, decía que se ahogaba.

Las personas que tienen nombres feminizados o masculinizados, como Paula, Mario, Josefa, Carmelo, son deseos frustrados de que nacieran del otro sexo.

Cuando nacemos, venimos programados para ser de determinada manera y caminamos por la vida de acuerdo a un plan que ya estaba trazado mucho antes de ser engendrados. El nombre es uno de los programas que interviene en como va a ser nuestra vida. Podemos cambiar de nombre y quitarnos el lastre que nos suponga; poder tomar decisiones libremente y hacernos responsables de todo lo que nos acontezca no tiene precio.

‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾

_MG_1724_Antonia_ligthroom

Antonia García / Acompañante en Bioneuroemoción -  Maestra de Reiki - Monitora de meditación y relajación.

http://tallereiki.blogspot.com.es

http://creciendoenbio.blogspot.com.es

Artículo original: aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar