¿Y Si Hablamos de los Ritmos Circadianos y su Importancia en el Deporte?

¿Habías oído hablar alguna vez de los ritmos circadianos?

Todos tenemos una manera de empezar el día. No todo el mundo es capaz de despertarse a la misma hora y tener la misma energía.

Tenemos unos ciclos a los que llamamos ritmos circadianos, y en cada persona son diferentes.

Pero, ¿y qué tiene que ver esto a la hora de hacer deporte?

Pues es muy importante a la hora de planificar los entrenamientos y realizar nuestros ejercicios.

Primero vamos a conocer un poco más sobre nuestros ritmos.

Mucho de este ciclo diario de rendimiento físico, intelectual… tiene que ver con la alternancia del necesario descanso reparador del sueño y la fatiga que nos produce la propia actividad diaria.

Estas son las razones por las que nuestro cuerpo responde de una manera o de otra a lo largo de nuestro día; es el llamado “reloj biológico”. Estudios científicos demuestran que estos ritmos van determinados por el ambiente, es decir, la luz del sol, el calor o el frío… y que tienen una dependencia con la rotación de La Tierra alrededor del sol.

La ritmicidad circadiana define, por ejemplo, que tenemos temperatura corporal diferente en distintos momentos del día. Y es esto lo que nos hace diferentes a lo largo del día a la hora de realizar deporte. No trabajamos igual por la mañana que a media tarde.
Se sabe, por ejemplo, que el nivel más elevado de la capacidad funcional se ubica en las horas que van entre las 10:00 y las 13.00, y también de las 16:00 a las 19:00.

También afectan en el ámbito mental. En cuanto a memoria a corto plazo y aritmética, son mejores las horas más tempranas por la mañana; por ejemplo, a la hora de explicar táctica y estrategia en el deporte, sería más recomendable hacerlo durante estas horas, puesto que el nivel cognitivo es más elevado, y dejar para las horas de la tarde la mayoría de esfuerzos.

Debemos aclarar que el cuerpo es inteligente y que el deportista puede crear una rutina de entrenamientos adecuada a sus horarios y, por ello, el cuerpo se habituara a ese horario siendo el más elevado en cuanto eficacia.

Pero debemos mantener esa rutina estable durante toda nuestra competición si queremos obtener resultados favorables. No dejamos de ser individuos de rutinas y costumbres.

El entreno constante, la dieta equilibrada y el sueño de alcanzar todas las metas que nos propongamos, nos ayudará a conseguir todo aquello que queremos.

La distancia entre el querer y el poder se acorta con cada entrenamiento.

‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾

22

Martha Manzanera Serra

https://elblogdemartha.com

Artículo original: aquí

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Recibe nuestras Novedades y Promociones
¡Nuestro Propósito es tu Crecimiento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar