Entrevistamos a Héctor Trinidad, Autor de “Cambia para Cambiar el Mundo”

Consultor de RRHH, Comunicación y Gestión del Cambio, Conferencista y Escritor.
Como filosofía de vida: “Dejemos de ser esclavos de nuestro pasado y seamos dueños de nuestro presente para crear nuestro futuro” .
Su nombre es Héctor Trinidad y ha tenido la gentileza de concedernos una entrevista, para que podamos conocerlo un poco más.
¿Quién es Héctor Trinidad?

Es un chaval muy normal, que un día decidió que quería hacer cosas extraordinarias, no sabía cómo hacerlas y nadie se lo explicó, por lo que se puso a hacer cosas “distintas” y, desde entonces, no ha dejado de aprender.

Has publicado un libro: “Cambia, para cambiar el mundo”, ¿qué podemos encontrar en él?

Lo que yo no tuve, una guía, un compañero, alguien que te diga qué te va a pasar, cómo te vas a sentir, en qué te vas a equivocar, cuándo vas a querer rendirte, quién te va a apoyar, quién no lo va a hacer… todo lo que te va a pasar el día que decidas ser distinto y hacer cosas distintas.

¿Cómo lo definirías? ¿Es un libro de autoayuda, para emprendedores o de autoayuda para emprendedores?

De ninguna de las tres maneras, jajajaja. Realmente no quiero ponerle ninguna etiqueta, porque no es nada de eso.

Es un libro que, el día que quieras hacer algo distinto, te va a acompañar en el camino para que explores en ti, te conozcas mucho mejor y te llenes de herramientas para hacerlo.

El emprendimiento es un ejemplo, pero se puede aplicar a irse de casa, estudiar algo nuevo, apuntarse a un gimnasio, dejar de fumar… todo lo que requiera un esfuerzo, una planificación y que “cueste” hacer.

¿En qué crees que se diferencia del resto de libros de esta temática? ¿Dónde crees que marcas la diferencia?

Que yo no te voy a vender humo, no te voy a decir que es muy fácil, no te voy a contar cómo hacerlo en 10 cómodos pasos, sin apenas esfuerzo.

Te voy a dar una metodología para que “cambies tu vida”: si la sigues, podrás hacerlo y verás como todo comienza a cambiar.

Además, con el libro y tu trabajo es suficiente, no te voy a vender talleres, ni cursos, ni convivencias… nada. Sólo quiero ayudarte a que te conozcas más y seas capaz de hacer cosas extraordinarias.

¿Y cómo logramos el equilibrio emocional?

Muy buena pregunta, esa es la clave de todo, lo más difícil, todo lo demás es técnica.

En primer lugar, siendo conscientes de que necesitamos tener un equilibrio emocional. Las personas nos creemos invencibles y, sin embargo, somos “muy vulnerables”. Por eso cuanto más nos conozcamos será mucho más fácil que logremos este equilibrio.

Vuelvo a la pregunta anterior, escucho a muchos coaches, orientadores… que te dicen que lo primero que debes hacer es un análisis DAFO, como si eso fuera tan fácil y lo pudieras hacer en media hora.

Llevas toda una vida sin pararte a explorar en ti, sin dedicar tiempo a conocerte… ¿cómo lo vas a hacer en media hora?

Por eso, lo primero es dedicar mucho tiempo a conocerte a ti mismo, cómo eres (que no es “cómo te han dicho que eres”), cómo sientes, qué te hace feliz, qué te pone triste, qué te enoja, qué te hace sentirte vulnerable, invencible…

Y cuando hayas conseguido conocerte un poquito (no es media hora, es un proceso que te va a llevar toda tu vida) aprovecharlo para hacer lo que más te conviene, lo que te da equilibrio, potenciarte a ti mismo.

Pero vamos, el equilibrio es la clave, si lo consigues, todo lo demás es muy fácil.

Dinos una cosa: ¿Por qué emprender?

Emprender es sólo un ejemplo para exponer lo que quiero decir, que no es otra cosa que tomar las riendas y el control de tu vida, lo que quieres hacer, tener la vida que quieras vivir, y no la vida que te han dicho que debes vivir.

El hecho de aplicarlo al emprendimiento es porque en la actualidad muchas personas no tienen un empleo o son “esclavas” de un empleo que no les gusta, es decir, no están fluyendo, cada vez se hacen más pequeños y pasan por la vida sin vivirla. Pues si no te gusta lo que ves, deja de protestar, que no vas a conseguir nada y cámbialo.

Por eso emprender. Si no tienes trabajo, ¡créatelo! Si no te gusta el que tienes, ¡Create otro! Y si no te gusta el mundo en el que vives… ¡Cámbialo!

Y también porque últimamente veo muchos coaches que te venden “lo fácil que es emprender” y eso es la gran mentira de nuestros días. El emprendimiento es una de las cosas más difíciles que existen y quiero desmontar esos mitos.

¿Y cómo damos el salto?

¡¡Comenzando!!

Todas las caminatas empiezan con un pequeño primer paso. El problema es que queremos, al comenzar, ver el final y el resultado, y eso es imposible. Queremos saber que vamos a tener éxito y eso, nuevamente, es imposible.

Hay que comenzar a hacer cosas y terminarlas, primero pequeñas cosas, luego más grandes… y cuando hayas conseguido hacer muchas pequeñas cosas, serás consciente de que puedes hacer medianas, y cuando hayas conseguido hacer muchas medianas, serás consciente de que podrás hacer grandes, y cuando hayas conseguido hacer cosas grandes, serás consciente de que podrás hacer todo lo que te propongas y que podrás cambiar el mundo.

Te pongo un ejemplo: un pájaro sobre una rama no confía en la rama, confía en sus alas. Si la rama se rompe, el pájaro volará y buscará otra nueva sobre la que apoyarse.

Nosotros no confiamos en nuestras alas, confiamos en nuestras ramas. No confiamos en nuestra capacidad, confiamos en nuestra seguridad (nuestro trabajo, nuestro dinero…).

Para comenzar a confiar en nosotros mismos, debemos cambiar “radicalmente” la manera de entender la vida y comenzar a trabajar en nosotros mismos, en nuestras alas.

El problema es que nunca hemos hecho nada por nosotros mismos y queremos, fácilmente, sin esfuerzo, metodología, planificación, constancia, paciencia y tiempo, hacer cosas grandes… y eso es imposible.

Si alguien te promete grandes resultados sin apenas esfuerzo, te aseguro que eres una herramienta para que esa persona consiga sus sueños, no los tuyos.

En tu libro hablas de la importancia de la empatía, ¿por qué es tan importante para alcanzar tus sueños?

Porque para conseguir lo que deseas no lo puedes hacer solo, necesitas personas con las que relacionarte, que te apoyen, que te acompañen, que sean partícipes de tu sueño.

Ninguno podemos hacer nada SOLO; piénsalo, el ser humano necesita a los demás, y para ello, cuanta más empatía tengas mejor te irá.

¿Por qué? Porque todos tenemos necesidades y nos movemos por unos intereses particulares. La empatía te va a permitir detectar cuales son los intereses de las personas que tienes a tu alrededor y debes encontrar la manera de que esos intereses encajen con los tuyos y que te beneficies ayudando a otras personas y satisfaciendo sus necesidades.

NO te enfades porque las personas se muevan por su interés, es normal, acéptalo. El mundo no te debe nada, las personas no te deben nada, sólo busca la manera de servir, de una manera que te beneficie, a los intereses de los demás.

¿Para emprender es necesario saber vender?

Para VIVIR es necesario saber vender. El ser humano es un ser social y debe vender las 24 horas del día. Debes vender tu imagen, tu persona, debes conseguir que la gente confíe en ti, en tu criterio, en lo que dices, en lo que haces… y todo eso es vender.

No pienses en vender como el perfil “hunter” o “cazador”, la persona que vendía enciclopedias, piénsalo como el perfil “farmer” o “granjero”, es decir, la persona que siembra relaciones con otras personas, para que vayan dando sus frutos.

Ese es el vendedor que tiene éxito a largo plazo.

¿Puedes ser emprendedor y estar en línea con tu camino espiritual?

En mi opinión no es que puedas, es que debes.

Vuelvo a lo mismo, no veas el emprendedor como el tiburón de Wall Street sin escrúpulos que quiere venderte algo que no necesitas para “forrarse” de dólares.

Intenta ver un emprendedor como una persona que tiene algo enorme dentro de sí mismo y que quiere “regalarle” al mundo. Y digo regalarle entre comillas, no porque no vayas a cobrarlo, sino porque el mundo no tiene lo que tú le puedes dar, y lo necesita.

Por eso, mira eso tan grande que tienes, que te hace único, que te hace feliz, que te hace sentir útil, poderoso, invencible… y encuentra la manera de ayudar con eso a los demás, la manera de ayudar cuantas más personas mejor.

Si lo haces de esa manera, vivirás muy bien, estarás equilibrado, ayudarás a muchas personas y tendrás un gran desarrollo espiritual.

¿Qué es lo que necesitamos para cambiar el mundo?

Comenzar a trabajar en nuestro conocimiento y desarrollo para creer en nosotros mismos y comenzar a hacerlo desde nuestro interior, para posteriormente ir expandiendo ese cambio.

¿Y por dónde podemos empezar?

Dando el primer paso y tomando la decisión IRREVOCABLE de hacerlo. Pensamos que el mundo lo cambian súperhéroes, pero no es verdad, lo hacen personas normales como tú y como yo. La única diferencia es que un día decidieron que lo iban a hacer y comenzaron a hacerlo.

El problema es que tú ves el resultado, es decir, ves lo que una persona ha conseguido después de muchos años de trabajo, esfuerzo, sacrificio, planificación, caerse, levantarse…y no ves a esa persona en el momento justo en el que estás tú, es decir, hace unos pocos (o unos muchos) años cuando quería hacer algo grande, tenía todas las dudas, miedos e inseguridades que tienes tú pero, en vez de no hacer nada, comenzó a hacerlo.

Intenta imaginarte a todas esas personas que admiras en el mundo en ese justo momento, luego mira todo lo que hicieron después y lo que consiguieron, ahora hazte esta pregunta:

¿Estás dispuesto a hacer todo lo que hicieron (o un poquito más) para conseguir tus SUEÑOS? Si la respuesta es NO, ni lo intentes, porque estarás perdiendo el tiempo.

Y tú, ¿cómo cambias el mundo?

¿Sabes una cosa? Cuando comienzas a hacerlo te das cuenta de que, una vez que coges velocidad es realmente sencillo.

Yo comencé hace 8 años con una idea en la que trabajar y, después de mucho trabajar, estudiar, planificar, corregir, volver a ajustar e intentar cada día cosas nuevas… a fecha de hoy puedo decir que estoy comenzando a tener mis resultados, es decir a Cambiar el Mundo gracias a las personas que deciden que quieren tener una vida “diferente” de la que tienen actualmente.

Desde el momento en que una persona que me ha leído o escuchado, decide hacer algo distinto, algo grande, algo por él o ella misma, estoy cambiando el mundo.

La diferencia entre hacerlo para una persona o un millón es, que si lo hago para una persona, sólo esa persona lo sabrá; si lo hago para un millón de personas, la repercusión será mucho mayor y la gente dirá:

“¡¡¡Es que claro, Héctor es un súperhéroe, yo no puedo hacer lo que él hace!!!”

Y no es verdad:

Héctor es un chaval muy normal que un día decidió que quería hacer cosas extraordinarias, no sabía cómo hacerlas y nadie se lo explicó, por lo que se puso a hacer cosas “distintas” y, desde entonces, no ha dejado de aprender.

“Gracias Héctor por tu tiempo, tu amabilidad, tu cercanía… Ha sido una experiencia enriquecedora para un servidor, y espero que nuestros lectores hayan aprendido de tu visión de la vida o se hayan sentido identificados con tu ejemplo.
Te deseamos muchos más éxitos… seguro que los tendrás”.
Os dejamos el enlace de su página en Facebook: https://www.facebook.com/hector.trinidad.35?fref=ts

‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾

Fotos 14-09-2015 a 28-09-2015 046

Tomás Bujosa / Creador y Editor de “Piensa en Reiki” – Terapeuta Reiki y Shiatsu

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Suscríbete a nuestra Newsletter
Y Recibe nuestras Novedades directamente en tu Correo

Deja un comentario

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar